Delicias gourmet el cava con oro

05 ene Cava con oro, ¿delicia gourmet?

Desde que tenemos uso de razón el oro ha sido un símbolo de distinción y exclusividad. Su uso en la joyería y la arquitectura así lo demuestra, pero en los últimos tiempos este metal precioso ha abandonado su ámbito tradicional para pasarse al mundo de la gastronomía.

Como bien saben los seguidores de nuestro blog, el oro se puede comer o beber y buena muestra de ello la tenemos en la entrada de hoy, donde vamos a hablar de uno de los productos gourmet que mejor encajan con estas fechas: el cava.

 

Un producto natural de Valencia

Cuando hablamos de cava nos viene a la cabeza Cataluña, sin embargo has de saber que muchos de estos cavas espumosos provienen de Valencia, como es el caso del cava con oro que os mostramos hoy. Su comercialización es una apuesta decidida de la Bodega Artesanos del Vino de Requena, que hace unos años decidieron agitar el mercado con una bebida que no dejó a nadie indiferente.

 

Características del cava con oro

Al beberlo no te encontrarás pepitas en su interior, ya que este cava está elaborado a partir de polvo de oro. Para conseguir un sabor y aroma totalmente únicos se utilizan distintas variedades de uvas selectas, como por ejemplo la sauvignon blanc, la chardonnay, la perelada, la charello o la macabeo.

La cata de este cava es absolutamente espectacular también para la vista, ya que una vez servido el polvo de oro se mantiene suspendido durante unos segundos, dando un toque de originalidad y elegancia sublimes.

Por último, vamos a hablar de sus propiedades organolépticas. Este cava se caracteriza por sus tonos amarillos limón y reflejos dorados. Su aroma desprende sutiles notas frutales, mientras que su sabor nos deja en el paladar regustos frescos y ácidos.

 

Elaboración del cava con oro

Hemos visto que este cava incluye polvo de oro, ¿pero cómo se elabora? Pues bien, siguiendo el Método Tradicional Champenoise, que consiste en una serie de pasos que describiremos a continuación. Se empieza con la fermentación de la bebida, que posteriormente se embotella y se somete a un segundo proceso de fermentado, donde se añade una pequeña cantidad de levadura y azúcar en roca.

Una vez obtenido el cava en bruto se filtra para evitar cualquier residuo que haya quedado y finalmente se añade el polvo de oro. La bebida está lista para su puesta en venta y posterior consumo, toda una delicia gourmet que puedes disfrutar estas navidades… claro está si te la puedes permitir.

 

Un precio al alcance de pocos

Y es que al peculiar proceso en dos partes tenemos que añadir uno de los ingredientes más caros que existen: el oro comestible. Por todo ello, estamos hablando de que cada botella de cava de oro ronda los 2.000 euros, un precio que no está al alcance de muchos bolsillos. Sin embargo, si puedes permitírtelo, estarás ante una de las experiencias gastronómicas más apasionantes que existen, un viaje de matices totalmente único y exclusivo.