Lavazza al Mejor Director de Sala del Año

premiosguialmg

25 nov Lavazza al Mejor Director de Sala del Año

Hay que ver el cambio experimentado por este restaurante en los últimos años, desde que se traslado de gernika a Boroa, en Amorebieta. Paso de tener una imagen rustica espartana sin el más mínimo atractivo, a levantar un caserío exuberante en ubicación, paisaje, construcción, detalles y servicio. Todo responde a la más pura identidad vasca. El lujo es siempre razonable, muy razonable. No existe la más mínima ostentación en ningún aspecto. Todo resulta autentico y se expresa con suma sencillez. Siempre hay una sonrisa, una excepcional disposición, ganas de hacer feliz al cliente, al que se trata con proximidad, con cariño. Amabilidad, extraordinaria amabilidad y, sobre todo, naturalidad, extrema naturalidad. Una elegancia sobria. Todo es muy vasco y todo es muy femenino. Estamos ante el último exponente de lo que podría ser un restaurante de etxekoandre; como en su día fueron El Amparo y Casa Nicolasa, por poner los dos ejemplos más históricos. La artífice es Asun Ibarrondo, una mujer hecha a sí misma, una mujer que se ha forjado una carrera en la hostelería paso a paso y a la chita callando, hasta haber convertido su negocio en uno de los de mayor éxito comercial de entre los que figuran en esta Guía. Si las formas han sido fundamentales, el fondo también ha sido determinante. Ella siempre ha implicado en su proyecto a todo su equipo, al que ha hecho participe las metas, metas de las que todos se sienten protagonistas.

Un premio a una forma de entender la restauración y que refleja un ser y unos sentimientos.
FUENTE: Guía de lo Mejor de La Gastronomía 2010