cordero

02 feb ¿Tienes anemia? Come carne de cordero

En la entrada de hoy vamos a hablar de las propiedades nutricionales y los beneficios que otorga comer carne de cordero, uno de los platos más espectaculares que puedes encontrar en cualquier mesa. El secreto, como casi siempre, está en la moderación. Y es que se trata de un alimento con un enorme contenido de grasas saturadas que no debe ser consumido regularmente.

Corderos y carneros

La carne de cordero que podemos encontrar en el mercado corresponde a animales de ambos sexos que tienen menos de 300 días de vida, con un peso que oscila entre los 5 y los 30 kilos dependiendo de la edad de la pieza. Esto es importante, ya que los corderos con más de 300 días pasan a considerarse carneros. 

Este alimento es muy típico en el ámbito mediterráneo, aunque también se consume habitualmente en las cocinas india o chinas. En Argentina, un país con gran tradición en carnes, es una de las piezas más codiciadas. Pasemos ahora a las propiedades nutricionales del cordero, que como la mayoría de las carnes destaca por su alto nivel de proteínas.

Beneficios del cordero

Las proteínas de la carne de cordero poseen un gran valor biológico.

¿Qué quiere decir esto? Que prácticamente contiene todos los aminoácidos esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, algo muy a tener en cuenta para una dieta equilibrada.

Sin embargo, como hemos mencionado al principio de la entrada, este alimento también tiene mucha grasa y por tanto debemos consumirlo con moderación. Para que te hagas una idea, por cada 100 gramos de carne de cordero vamos a encontrar 30 gramos de grasa, lo que supone en total casi 350 calorías.

Además de las proteínas, este alimento destaca por su aporte en vitaminas, sobre todo del grupo B y minerales como el calcio, fósforo, hierro o zinc.

Las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso, mientas que el hierro es un elemento especialmente importante para aquellas personas que sufren de anemia, ya que forma parte de la hemoglobina y ayuda a que se formen células rojas.

Posibles contraindicaciones

Debido a que el cordero es una carne roja con una enorme cantidad de grasas saturadas, colesterol y sodio, no se recomienda su consumo en personas que tengan problemas de sobrepeso, circulación de la sangre y en general cualquier tipo de dolencia relacionada con el corazón. No hay problema en disfrutar de su sabor de vez en cuando, en raciones pequeñas y equilibrando el aporte de grasas con una ensalada y algo de ejercicio.

El cordero en primavera

La carne de cordero tiene menos grasa y está más tierna en primavera.

¿Por qué?

Pues debido a que las ovejas que amamantan a los lechales están comiendo del pasto fresco y producen ejemplares de mayor calidad durante esta estación. Así que ya sabes, cuando comience el buen tiempo es el momento de disfrutar de este excelente manjar, que se puede cocinar de mil maneras diferentes para adaptarse a los gustos más exigentes.

¡Buen provecho!