Trucos para conservar las frutas en verano

10 ago Trucos para conservar las frutas en verano

 

La conservación de los alimentos es fundamental sobre todo en épocas estivales donde las temperaturas alcanzan cotas muy altas. Por esta razón, hoy os vamos a mostrar una serie de trucos para que la fruta esté en perfecto estado durante el verano y podamos disfrutarla con todos sus sabores y nutrientes.

Consejos generales

Es mejor comprar fruta que todavía está verde si no tenemos intención de consumirla de manera inmediata. Es el caso por ejemplo de los plátanos, que tardan varios días en madurar. Y tampoco es buena idea dejarlas mucho tiempo en bolsas de plástico cerradas, ya que requieren oxigenación constante para mantener sus propiedades. Y por último, no las laves antes de comer, ya que la limpieza incrementa su deterioro.

Manzanas

Las manzanas son bastante susceptibles al calor pero aguantan bastante tiempo en la nevera. Por ello, es indispensable meterlas en el frigorífico al llegar a casa, ya que de esta manera nos pueden durar hasta 3 semanas. Para guardar trozos de esta fruta hay que recubrirlas con papel film transparente, para así prevenir su oxidación.

Peras

Al igual que las manzanas, las peras deben ir directas a la refrigeración y en caso de no estar enteras también hay que envolverlas con papel de plástico. No obstante, no duran en perfectas condiciones más de cinco días, algo a tener en cuenta a la hora de hacer la compra.

Aguacates

Mientras están verdes, los aguacates deben conservarse en un lugar fresco y alejado del sol. No obstante, cuando se ponen maduros han de guardarse en la nevera y aguantan aproximadamente tres días. En el caso de frutas a medio terminar, se aconseja cepillar la superficie con zumo de limón, recubrir con papel de film y meterlo en refrigeración.

Plátanos

Los plátanos aguantan perfectamente fuera del frigorífico durante unos cinco días, por lo que es buena idea guardarlos en un cuenco o frutera. Si nos comemos la mitad no hay problemas en guardarlos ya que la cáscara les sirve de protección, aunque en este caso van a necesitar frío y posiblemente la ayuda de un poco de papel de film.

Uvas

En invierno no requieren refrigeración, pero cuando aumentan las temperaturas es necesario introducir las uvas en un recipiente o bolsa que esté bien ventilada y ponerlas en la nevera, donde estarán en perfectas condiciones para su consumo durante una semana.

Fresas y frambuesas

Para aumentar la vida útil de estas frutas se aconseja eliminar aquellas que tengan mal aspecto y ponerlas en un plato recubierto con papel de plástico absorbente. Después deben ir directas a la nevera. Las fresas y frambuesas no aguantan demasiado bien en verano y se mantienen frescas como mucho tres o cuatro días.